Budas: belleza y serenidad para tu hogar y jardín

Categorías: , ID de Producto:5021

Descripción

Si bien estas imágenes marcan tendencia en la decoración en todo el mundo, son figuras asociadas a la meditación, serenidad y sabiduría. Pero ¿De dónde viene esta figura?
Hace más de 2.500 años nació en el norte de la India un príncipe, Siddharta Gautama. Su cuerpo estaba entrenado en las artes marciales y su mente instruida por los mejores maestros. Creció entre palacios, rodeado de lujos y alejado del sufrimiento del mundo exterior por expreso deseo de su padre, el Rey. Pero al cumplir 29 años el joven príncipe decidió emprender un viaje y conocer el mundo. En este transcurrir, encontró en la meditación su refugio y alcanzó el Nirvana, máximo estado de paz interior e iluminación. Por eso le comenzaron a llamar Buda, que significa “el iluminado”.
Sus enseñanzas se esparcieron por la India y de ahí al resto del mundo. Sin embargo no es un Dios, ni un ser divino; es un ser humano que a través del esfuerzo y la meditación consigue transformarse y trascender. La imagen de Buda se ha convertido en un símbolo de superación o un recordatorio de un desafío personal. Seguramente por eso ha llegado hasta nuestras casas. Tener un Buda no significa venerar una deidad, sino más bien una forma de expresar estima y agradecimiento a alguien a quien uno considera un maestro.
Buda es representado en 100 poses, que ilustran su vida. Sin embargo las más comunes son 5. La posición de las manos, o mudra, guarda un profundo simbolismo y te puede ayudar a identificar tu buda:
* Manos sobre el regazo: representa la meditación y el camino a la iluminación.
* Mano izquierda sobre el regazo y derecha abajo abierta hacia delante: simboliza la generosidad y la entrega.
* Mano izquierda sobre el regazo y derecha levantada con dos dedos arriba: representa la protección, la ausencia de miedo
* Mano izquierda sobre el regazo y derecha levantada con los dedos índice y pulgar haciendo un círculo: simboliza la sabiduría y el conocimiento.
* Mano izquierda sobre el regazo y derecha hacia abajo, tocando la tierra: representa la resistencia ante la tentación, el poder de la tierra y lo imperturbable.
En Vivero Don Felipe te ofrecemos varias de estas esculturas, en fuentes o adornos para que lleves a tu refugio la serenidad y el conocimiento.
Producto sujeto a disponibilidad de stock.