El Pimiento que también decora el jardín

Categorías: , , , ID de Producto:5204

Descripción

El Ají o Pimiento de Jardín es una de las decenas de variedades que se pueden encontrar en la planta Capsicum annuum, y la más utilizada con fines ornamentales. La especie es originaria de la zona Sur-Central de América, donde aún crecen algunas variedades de forma silvestre. En la actualidad es una de las especies del género Capsicum más comercializadas y cultivadas a nivel mundial.
Esta variedad se caracteriza por formar una pequeña hierba semi-arbustivo que no logra sobrepasar los 70 cm de altura. Las flores son muy pequeñas, poco atractivas y aparecen en primavera.
Los frutos se forman luego de la polinización de las flores y estos, son los más atractivos de la planta en cuestión. Su característica más atractiva es el cambio de coloración que sufren mientras van madurando; primeramente son amarillos, luego morados y finalmente rojos. Los frutos se caracterizan por ser globosos o cónicos con el ápice pronunciado y de aproximadamente unos 6 cm de largo. Cuando termina la maduración de las semillas, los frutos tienden a arrugarse y caer al sustrato; un fruto puede albergar en su interior más de 15 semillas planas de color crema.
Es una planta que prefiere crecer a semisombra o bajo luz solar filtrada por alguna ventana, malla protectora o follaje de árboles. El sol directo la deshidrata y provoca el marchitamiento de la planta en pocas horas. Nunca debe cultivarse en lugares umbríos porque crecerá de forma desproporcionada y no florecerá ni fructificará. Una buena iluminación es un factor imprescindible en la floración y formación de frutos en esta planta.
Prefiere crecer en climas frescos o cálidos donde las temperaturas oscilen entre los 10-25°C. Tolera temperaturas de hasta 5°C; temperaturas menores son mortales. Temperaturas superiores a los 30°C pueden provocar deshidratación acelerada que deberemos contrarrestar con mayor frecuencia en el riego.
Regar de 2-4 veces por semana en dependencia de la velocidad con que se seque el sustrato; nunca dejar que lo haga por completo. Hay que evitar los encharcamientos, porque pueden podrir las raíces. En verano se recomienda pulverizar el follaje todos los días en horas de la tarde. Conviene mantener la planta alejada de los niños pues los colores de sus frutos son muy atractivos, y al tratarse de un ají muy picante podría ser molesto en exceso. Se lo usa para cocinar en porciones pequeñas.
En Don Felipe te esperamos para que elijas tu Pimiento de Jardín, para que sus frutos coloridos alegren cualquier rincón del hogar.