Llamadores de ángeles, dulce compañía para el espíritu

Categorías: , , ID de Producto:4960

Descripción

Antiguamente, los llamadores de ángeles eran unas esferas que se colgaban del cuello usados por mujeres embarazadas, o eran ubicados cerca de las cunas de los bebés, para que cuando este se mueva emita el sonido. El llamador de Ángel protegía a la persona que lo llevaba o se encontraba cerca.
Los llamadores emiten un sonido armonioso que avisa a nuestro Ángel de la Guarda, que necesitamos su presencia. Hay muchas leyendas sobre los llamadores, pero la más difundida es de origen Celta.
Hace miles de años, los humanos vivían en continuo contacto con los Ángeles de la guarda y posiblemente por una razón originada por un pecado, debieron dejar de hacerlo. Los Ángeles, apenados por tener que dejar la compañía de los humanos, regalaron a éstos con unos colgantes que al moverlos sonaban como campanillas.
Estos eran un símbolo de protección. Antes de marcharse les explicaron que aunque no estarían físicamente cuando sintieran peligro solamente tenían que agitarlos y que el Ángel de la guarda acudiría en su ayuda.
Con el correr de los años los llamadores se comenzaron a fabricar en distintos materiales que emiten sonidos agradables y tranquilizadores, agitados por el viento. En Vivero Don Felipe ofrecemos llamadores de caña, que a su vez son estéticos y decorativos, para que nuestros ángeles estén siempre cerca, cuidándonos y velando por nuestra salud.
Producto sujeto a disponibilidad de stock.